Manuel PICOLO | Carrera de caballos trotones

4.500,00

Picolo, Manuel
1855-1912

Carreras de caballos trotones (Crónica del Sport)

Gouache y tinta sobre papel, [c.1893]

8,5 x 31 cm [26 x 48,5 cm, enmarcado]

Firmado en la parte inferior derecha

Categoría:

Descripción

Las Carreras de caballos trotones (Harness Racing), son una estilo de carreras de caballos en la que estos utilizan un paso específico (trote o paso). Por lo general, tiran de un carro de dos ruedas llamado sulky, a pesar de que en algunos lugares como Francia estas carreras utilizan la silla de montar (Trot monté en francés).

Las carreras de Harness en Norte América están restringidas a caballos Standardbred, aunque los caballos de carreras europeos a menudo tienen linajes franceses o rusos, como el trotón de Orlov, los caballos de Dole Gudbrandsdal, Caballos suecos del Norte y Finnhorses.

Los Standardbreds se denominan así porque cuando comenzó su linaje solo los caballos que podían realizar la carrera de una milla en un tiempo estándar (y luego su descendencia), eran admitidos en el libro genealógico de la raza. Son caballos con patas proporcionalmente más cortas que los pura sangres y un cuerpo más robusto, estos caballos tienen por lo general un carácter tranquilo, apropiado para este tipo de carreras que involucran más estrategia y sprint que las carreras convencionales.

El padre fundador de los caballos Standardbred fue “Mensajero”, un pura sangre gris traído a América en 1788 y adquirido por Henry Astor, hermano de John Jacob Astor. Un bisnieto de “Mensajero”, “Hambletonian X”, ganó muchos seguidores por su habilidad con las carreras. Sin embargo, es por su línea de raza por lo que más se le recuerda. El linaje de prácticamente todos los caballos Standardbred del Norte en Estados Unidos se puede seguir a través de los cuatro hijos de “Hambletonian X.”

Las carreras pueden llevarse a cabo en dos diferentes aires, trote y ritmo. La diferencia es que un trotador mueve sus patas hacia adelante en pares diagonales (delantera derecha y trasera izquierda, luego delantera izquierda y trasera derecha golpeando el suelo al mismo tiempo), mientras que un marcapasos al ritmo mueve sus patas lateralmente (delantera derecha y trasera derecha juntas, luego delantera izquierda y trasera izquierda). En la Europa continental, las carreras se llevan a cabo exclusivamente al trote, mientras que en Australia, Canadá, Nueva Zelanda, el Reino Unido y los Estados Unidos las carreras se celebran también para la modalidad de ritmo.

Las carreras de ritmo (Pacer) constituyen el 80% o 90% de las carreras de trotones realizados en Norteamérica. En estas carreras los caballos son menos propensos a romper el paso (un caballo que comienza a galopar debe ser frenado y llevado al exterior hasta que pueda continuar trotando o caminando). Una de las razones por las cuales son menos propensos a romper el paso es que a menudo llevan hopples o trabas (correas que conectan las patas en cada uno de los lados del caballo). La creencia de que los hopples se utilizan para crear este paso es un malentendido común. El ritmo es un paso natural para muchos caballos, y los hopples son una ayuda para apoyar la marcha a velocidad máxima; los hopples para el trote (que emplean un diseño diferente, debido a la diferencia en el modo de andar), se están volviendo cada vez más populares por la misma razón.

El sulky (informalmente conocido como bicicleta”), es un carro de dos ruedas equipado con ruedas de este vehículo. El conductor (no es un “jockey”, como en las carreras de pura sangre), lleva un látigo que utiliza principalmente para señalar al caballo tocando y haciendo ruido golpeando el eje. Existen normas estrictas en cuanto a cómo y cuánto puede ser utilizado, en algunos lugares como Noruega, los látigos están prohibidos. Para hacer ejercicio o entrenamiento, los jinetes utilizan lo que se conoce como un “carro de desplazamiento”, que es un sulky más pesado y voluminoso que el usado en las carreras.

El “Prix d’Amerique” se considera que es la número uno las carreras de trotones en el mundo. Se celebra anualmente en el gigantesco hipódromo de Vincennes, en el este de París a finales de enero. Las apuestas se cuentan en millones de euros.

La raza equina Trotador Español agrupa animales que poseen un cuerpo amplio, con un dorso y unas espaldas robustas y un tercio posterior descendente bien musculado, con unas extremidades largas y fuertes, con una alzada a la cruz de 1,60 a 1,70 metros. Su capa es castaña, alazana, rodilla a veces negra y raras veces torda, apareciendo marcas blancas en la cabeza y extremidades de forma discreta.

Las carreras de trotones en España se celebran sobre todo en las Illes Balears en los hipódromos de Mallorca, Menorca e Ibiza.

[César Ojeda: Odisea 2008]

Manuel Picolo y López (Murcia, 1855-1912). Pintor e ilustrador español. Desarrolla su carrera artística entre Madrid y París gracias a la beca concedida en 1872 por la Diputación Provincial de Murcia; en Madrid se forma en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando y a su vuelta de París empieza a divulgar su obra en su natal Murcia.

Desde 1876 realiza diversos trabajos para festejos como el Entierro de la Sardina y participa en varias ocasiones en los llamados Juegos Florales, certamen artístico y literario creado por Javier Fuentes y Ponte; de Murcia recibe diversos encargos, como la realización de los murales que adornarían los techos de los salones del Casino de Murcia, de los que solo han subsistido los del Salón de Baile.

En Madrid desarrolla además una amplia labor como ilustrador en publicaciones de la época (Crónica del Sport, La Ilustración Española y Americana, La Ilustración de Levante, Blanco y Negro, Nuevo Mundo, La Lidia…) y en la Editorial Calleja, obteniendo varios premios.

Cultiva el paisaje y los temas de género. Presenta su obra también en Exposiciones Nacionales de Bellas Artes y obtiene tercera medalla en la edición de 1892 por el lienzo titulado Las fiestas de Baco. Recibe numerosos encargos de la Diputación de Murcia para decorar edificios oficiales.

Bibliografía:

Manuel Ossorio y Bernard: Picolo y López (D. Manuel). Galería Biográfica de Artistas Españoles del Siglo XIX, Madrid, Imprenta de Moreno y Rojas. ​

Bernardino de Pantorba: Historia y crítica de las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes celebradas en España. Madrid, Jesús Ramón García-Rama, 1980, p. 459.

Procedencia:

Colección particular, Madrid