LA MONTERÍA | Escuela Española Siglo XX

2.400,00

“LA MURMURACIÓN ES EL PECADO MÁS CORRIENTE EN LA MUJER”: DIBUJO ORIGINAL QUE ILUSTRA LA PARTITURA DE LA CÉLEBRE ZARZUELA LA MONTERÍA 

Escuela Española
Siglo XX

La montería

Tinta y lápiz de plomo sobre papel, c.1922

31 x 22 cm [49 x 40 cm, enmarcado]

[JUNTO A:]

Guerrero, Jacinto
1895-1951

Ramos Martín, José
1892-1974

La montería:  Zarzuela en dos actos. Letra de J. Ramos Martín. Música del Maestro J. Guerrero

Bilbao/Madrid/Barcelona: Unión Musical Española, 1922. Folio [34 x 26 cm] Música notada. Encuadernación rústica editorial ilustrada con el dibujo que presentamos

Primera edición de la partitura original de la zarzuela

Lomo ajado y papel acidizado; con exlibris de tampón de Jacinto Guerrero

[JUNTO A:]

Guerrero, Jacinto
1895-1951

Ramos Martín, José
1892-1974

Argumento y cantables de La montería:  Zarzuela en dos actos, divididos en cuatro cuadros, en prosa y en verso, original de José Ramos Martín, música del maestro Jacinto Guerrero

Barcelona: Tip. Yagües, [1922]. 12mo [18,5 x 13,5 cm] Encuadernación rústica editorial ilustrada con los retratos de los autores

Primera edición de la letra original de la zarzuela

Buen estado de conservación; con exlibris de tampón de Jacinto Guerrero & José Ramos Martín

EXTRAORDINARIO DIBUJO ORIGINAL ACOMPAÑADO DE LAS PRIMERAS EDICIONES DE LA PARTITURA Y EL LIBRETO DE LA MONTERÍA

 

Categorías: ,

Descripción

La montería es una zarzuela en 2 actos con música de Jacinto Guerrero y libreto de José Ramos Martín. Se estrenó en 1922 en el Teatro Circo de Zaragoza. La acción se desarrolla en Inglaterra, en una época imprecisa, tras una montería en la mansión de un duque.

Jacinto Guerrero (Ajofrín, Toledo, 1895-1951, Madrid) fue uno de los más importantes protagonistas de la última generación de compositores dedicados al género lírico español.

Hombre vital, extravertido y emprendedor, afrontó muy distintos proyectos y responsabilidades. Construyó un teatro en la Gran Vía madrileña, el Coliseum, edificio para el que contó con la colaboración del arquitecto futurista Casto Fernández-Shaw. También desempeñó cargos públicos llegando a ser concejal del Ayuntamiento de Madrid y presidente de la Sociedad General de Autores (SGAE) para la que adquirió el edificio que actualmente es su sede, el modernista palacio de Longoria.

Pero su auténtica vocación y trabajo fue la música. Como compositor dejó un abrumador catálogo de obras en el que se incluye un buen número de composiciones todavía en repertorio. Son obras características de su tiempo, que caminaron de la zarzuela a la revista, de las realizaciones propias del género grande, tan de moda en las décadas previas a la Guerra Civil española, a la ligereza de géneros más dados a la inmediatez y la visualidad escénica.

Entre las primeras destacan La alsaciana (1921), La montería (1922), Los gavilanes (1923), El huésped del sevillano (1926), a partir de Miguel de Cervantes, La rosa del azafrán (1930), uno de los más depurados ejemplos de zarzuela regionalista, y La fama del tartanero (1931). Entre las segundas hay obras que fueron un hito en su tiempo como El sobre verde (1927), La orgía dorada (1928), ¡5 minutos nada menos! (1944) que alcanzó las 3.000 representaciones, y La blanca doble (1947).

Guerrero también realizó otros trabajos menos divulgados, que incluyen momentos musicalmente muy inspirados, como el sainete Don Quintín el amargao (1924) y las zarzuelas Martierra (1928), El ama (1933) y Loza Lozana (1943). Además de las obras escénicas, participó en proyectos de enorme repercusión, entre ellos la sonorización cinematográfica para Garbancito de la Mancha (1945), primera película de dibujos animados española, y curiosas iniciativas publicitarias, a la cabeza el anuncio dedicado a la muñeca Mariquita Pérez (1940).

Por todo ello, Jacinto Guerrero fue un autor popularísimo, alguien muy querido y admirado que desde el punto de vista personal siempre dio muestras de una inquebrantable simpatía, cordialidad y generosidad. Por eso, si difícil es encontrar una obra suya que no contenga, al menos, un número de éxito, más complicado es ver una fotografía donde no muestre su más sincera expresión: una sonrisa abierta y espontánea.

[Fundación Guerrero]

José Ramos Martín (Madrid, 1892-1974). Libretista e hijo del célebre Miguel Ramos Carrión, famosísimo libretista a su vez de los maestros Chapí, Vital Aza y Arrieta, José Ramos forma parte del mundo teatral desde muy temprana edad (estrena comedia, El nido de la paloma, con apenas 19 años).

Tras colaborar infructuosamente con Carlos Arniches y Pedro Muñoz Seca, Jacinto Guerrero y él dan forma a La pelusa o el regalo de Reyes, estrenada exitosamente en el Teatro de la Latina el 14 de abril de 1920. Y, así, las colaboraciones continuaron: La Alsaciana (1921), La montería (1922), y Los gavilanes (1923).

Trabajó también como libretista con Federico Moreno Torroba, Gerónimo Jiménez, Ernesto Pérez Rosillo y José Luis Lloret.